El Diario de Giovanna

18 marzo, 2007

1.3

Filed under: Uncategorized — Giovanna @ 12:14 am

En esta semana se están llevando a cabo los preparativos de la boda de María Milagros. A ella la conocí desde que estábamos pequeñas, porque vivían al lado de mi casa.

Parecía mentira que ya María Milagros se iba a casar.  Conoció a Alberto (también se llama Alberto, que casualidad) hace unos dos años atrás.

El otro Alberto me llamó varias veces en la semana.  Es agradable, y tiene buena conversación. Creo que está esperando que lo invite a la boda, para que me acompañe, pero aún es muy temprano.  No se que puede pasar, y no quiero introducirlo en mi círculo de amistades sin haberlo estudiado bien.

De todos modos, entre la Universidad, la firma y la boda de María Milagros no tengo mucho tiempo para estar pensando en otra cosa.

15 marzo, 2007

1.2

Filed under: 1 El Noviazgo — Giovanna @ 9:39 pm

Conocí a Alberto en la Cabaña del Café.

Maria Milagros, a quien conocía desde hacía muchísimo tiempo, se casaría la semana que viene, y me dijo que quería hablar conmigo. La pasé buscando por su casa, y nos fuimos a la Cabaña del Café.

Al rato de habernos instalado en la barra, llegan dos tipos a invitarnos a bailar. Un moreno feo y un flaco simpático.

Estuvimos bailando un buen rato y regresamos a sentarnos nuevamente en la barra. El moreno se llama Nelson y es de Maracaibo. Le digo a María Milagros que me acompañe al baño, y una vez adentro le digo que quería cambiar de puesto.

Al salir del baño, me siento en el puesto que tenía María Milagros, al lado del flaco.

Alberto me dijo que se llamaba, Ingeniero Mecánico, y de Caracas.  Caraqueñito el muchacho.  Pusieron música buena otra vez, y a bailar nos fuimos los cuatro.

El tiempo pasó volando, y cuando cerraron a la Cabaña, fui a llevar a María Milagros a su casa. La dejé, y luego me fui a la mía. Alberto, tanta caballerosidad me confundió, me acompañó en su carro mientras llevaba a María Milagros y cuando me fui a casa.

Al llegar a mi casa, me pidió mi número de teléfono, y se despidió.

¿Me llamará?

Vaya manera de celebrar el Día Internacional de la Cruz Roja…

14 marzo, 2007

1.1

Filed under: 1 El Noviazgo — Giovanna @ 8:00 am

Hoy es 8 de Mayo del año 1992. Según el calendario que tengo en mi oficina, se celebra el Día Internacional de la Cruz Roja.

Mi Papá

Mi papá, Luiggino, se vino de Italia para Venezuela cuando tenía apenas 15 años, huyendo de la PostGuerra Europea. Llegó primero a La Guaira, por barco, y de allí se vino por tierra a Maracaibo.  Apenas llegó a Maracaibo, consiguió trabajo como ayudante de Albañilería, con un paisano que lo adoptó como su pupilo o protegido. Mi papá nunca terminó el Bachillerato. Tenía urgencia de empezar a trabajar, para mantener a sus hermanos, ya que sus padres habían muerto y él era el mayor. Trabajador incansable, de sol a sol, para enviar dinero a Italia.

Mi Mamá

Mi mamá, Cira Elena, nació y vivió toda su vida en el barrio de “El Saladillo”, en Maracaibo.  Creció en la casa de la abuela, con su mamá y su tía materna , como se dice, pobre pero honrada.

Mi Papá y mi Mamá

Me cuenta mi mamá que a mi tía la estaba cortejando un italiano que trabajaba como Albañil, y en una de esas, le propuso a mi tía que salieran los cuatro, ya que él tenía un paisano de muy buen carácter que podría salir con su hermana. Y así fue que Gino (diminutivo de Luiggino) conoció a Cira Elena.

Mi papá es un alma de Dios, o como se dice, un Pan. De buen carácter y de buenos sentimientos. Trabajador incansable (creo que ya lo había dicho), y fumador empedernido. Llegó a fumar hasta 2 y 3 cajas de cigarros al día.Mi mamá, bueno, mi mamá es otra cosa.  Tiene un carácter muy fuerte y dominante, y creo que es la típica representante de la mujer del Saladillo en cuanto a sus expresiones folclóricas y al tono de voz que caracteriza al marabino tradicional.

Pocas veces vi bravo a mi papá. En cuanto a mi mamá, se puede decir que es de las personas que se ponen brava tomando agua.  Todo es una tragedia, todo es un problema, todo es una “tribulación”.

Crece la familia

Se casaron, y tuvieron a una niña hembra (redundante), Stefania, y a los cinco años nací yo.
(Me enteré después que en el interín, mi mamá había salido embarazada, pero le vino un aborto natural.  Iba a ser un varón).

Stefania heredó casi al carbón el carácter fuerte y cerrero de mi mamá. Creo que yo heredé la bonhomía de mi papá.

Por eso se imaginarán que las discusiones entre mi mamá y Stefania no era realmente un espectáculo que me encantaba ver.

Stefania y yo aún vamos a la Universidad.  Ambas estudiamos en LUZ.  Ella se graduó de Técnico Superior en Administración, y ahora estaba estudiando para obtener la Licenciatura en Administración.

Yo estaba en el último semestre de Economía. Hice pasantías en una firma consultora, y allí me quedé trabajando como Asistente. Gracias a ese trabajo, mi papá me ayudó a comprarme un Fiat Uno, dándome la inicial, con la condición que yo pagara las mensualidades. También me ayudaba haciéndole transporte a algunos compañeros de la Facultad.

Bueno, creo que ya hice un buen preámbulo de los antecedentes.

13 marzo, 2007

Introducción

Filed under: 0 Introducción — Giovanna @ 10:11 pm

Me llamo Giovanna Spaccatto. Soy marabina (o maracucha como también se dice), nacida en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, en Venezuela.

Alguien dijo una vez que para estar completo en la vida, había que sembrar un árbol, tener un hijo, y escribir un libro. Pues ya sembré el árbol que me correspondía y soy madre de dos hermosas criaturas (varón y hembra). Creo entonces que me falta escribir un libro.

No soy una consumada novelista, ni tengo vena literaria, pero haré el intento de hacerlo lo mejor posible.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.